domingo, 10 de febrero de 2013

Díselo con macarons




El día de los enamorados está a la vuelta de la esquina y cansada de tanto rosa, rojo, corazones y angelotes he decidido mostraros otra idea para ese día, algo más delicado y sencillito (por su apariencia, ¡no por la receta! que ya sabéis el trabajo que dan estos pequeños)

He elaborado estos macarons con la receta Italiana dejándolos blancos (digo dejándolos  porque si no les añadimos ningún colorante es el color que les queda) y los he rellenado con merengue, la combinación es fabulosa, ya que el merengue no tapa el sabor de la almendra y quedan muy suaves al paladar.


Ingredientes (para 120 tapas o 60 macarons):

- 250 gramos de azúcar glas.
- 250 gramos de harina de almendra o almendra molida en su defecto. 
- 93 gramos de claras a temperatura ambiente (3 claras)

y además necesitaremos:

- 250 gramos de azúcar blanco.
- 110 gramos de agua.
- 93 gramos de claras a temperatura ambiente (3 claras)

Lo primero que haremos es preparar la pasta de almendra, para ello tamizamos el azúcar glas junto con la almendra (a esta mezcla se le llama tanto por tanto) unas cuatro o cinco veces, cuantas más veces lo hagamos más lisa quedará la superficie del macaron.

Lo ponemos en un bol junto con los 93 gramos de claras y batimos (los que tengáis KA o termomix con la pala/mariposa) durante 30 segundos a velocidad media.

Reservamos la pasta de almendras.

Para hacer el merengue italiano necesitaremos un termómetro de cocina, ponemos en un cazo al fuego el azúcar blanco con el agua (sin remover) y encendemos el termómetro, a su vez batimos en un bol los 93 gramos de claras.

Cuando el cazo alcance los 105-110Cº subimos la velocidad de las claras para que monten y cuando el almíbar llegue a los 115-120ºC retiramos del fuego y se lo añadimos a las claras (bajamos la velocidad a media) con un chorro lento y constante.

Cuando terminemos de añadir el almíbar volvemos a subir la velocidad y dejamos batir durante unos 10 minutos aproximadamente, hasta que el merengue haya enfriado esté brillante y forme picos.

Lo que vamos a hacer ahora es el famoso macaronage, para ello añadimos un poco del merengue a la pasta de almendra y mezclamos con movimientos envolventes de abajo hacia arriba para soltarla un poco, después terminamos de incorporarlo todo y seguimos mezclando.

Rellenar una manga pastelera con una boquilla de 7 mm de diámetro.

Si queréis que todos los macarons os queden del mismo tamaño, en un papel de horno hacer una plantilla formando círculos de 3,5 cm de diámetro, encima ponemos otro papel de horno (así no se nos estropeara la plantilla y la podremos utilizar más veces) para que transparenten los círculos y con la boquilla en perpendicular y casi tocando el papel, rellenamos hasta completar el circulo.

Le damos unos golpes a la bandeja y dejamos reposar una hora, este tiempo de reposo es muy importante, de aquí dependerá que después en el horno se forme o no el famoso "pie" del macaron, este proceso se llamacroûtage.

Cuando toquemos la superficie del macaron y no se nos pegue es que está listo para hornear.

Precalentamos el horno a 130ºC con calor arriba y abajo y sin ventilador.

Ponemos otra bandeja de horno debajo de la de los macarons y las metemos en el horno, los dejamos 10 minutos, los sacamos y dejamos enfriar por completo.



Para el relleno utilicé merengue Italiano, con la misma receta que lleva los macarons, hacemos otro poco, rellenamos una manga con él y rellenamos los macarons.

¡Espero que os hayan gustado!

Así que chicos, ya sabéis ¡todavía tenéis unos días para practicar con ellos!

Tengo alguna que otra tarta que enseñaros.. y fotos de los talleres de los dos últimos meses que aunque no las haya publicado todavía, tengo que decir que los alumnos que tuve fueron geniales, que conocí a gente con la que conecte muy muy bien y además quiero agradeceros la confianza que depositáis en mi y el buen rato que me hacéis pasar.

¡Feliz semana!



13 comentarios:

Le petit monde de Giselle dijo...

Me piden matrimonio con esos macarons y ni me lo pienso!!! SÍ QUIERO!!!

Galletitis dijo...

Muy buena idea, desde luego estos macarons son una delicada obra de arte. Y aunque siempre nos empeñamos en ponerles colorines, la verdad es que blancos quedan finísimos.
Saludos!!

Julia Petites Sucreries dijo...

Que elegantes y bonitos, me encantan. Un beso

Sympathique dijo...

Una vez intenté hacerlos y no hubo manera, ahora creo que lo voy a volver a intentar. Besos

Mary dijo...

Te quedaron estupendos. No hay mejor manera de homenajear a la persona amada, qué ricos!!!

TeRe dijo...

Qué ricos...te quedaron estupoendos! es un regalo precioso..un beso

Con Corazón de Azúcar dijo...

Que belleza verlos tan blanquitos, seguro que me muero de amor si me piden en matrimonio así...jeje. Que pena ya estar casada! Besitos! Flor

Las recetas de Abunany dijo...

Como te dije en face se ven muy delicados en blanco !!

Anotada para intentar hacerlos .

Un beso , cuídate buena semana.
Nancy

Tinta Cirera dijo...

Que rico y tan ddelicado, pero no se si tendré paciencia para hacerlos!

El Palacio de Martín dijo...

Que monada!!! me parece una idea preciosa, además de dulce.
Un besazo guapa.

La Princesa Pastelera (midulceprincesa.es) dijo...

Hola Aymar.
Son espectaculares. Tan blancos y delicados.
Un beso.

Crispynut dijo...

Tu blog es una verdadera gozada y una tentación para todos los golosos! Pero.. es que ya alucinamos con esta nueva propuesta de "pedida" con macarons. Una receta perfecta para una ocasión especial!
Sigue así!

Aymar dijo...

Muchísimas gracias!!

Un beso enorme